ARTROSCOPIA DE HOMBRO

ARTROSCOPIA DE HOMBRO

La artroscopia de hombro ha sustituido en los últimos años a la cirugía abierta para tratar la mayor parte de las lesiones del hombro, con la excepción de las fracturas y las prótesis. Las lesiones más frecuentes que hoy tratamos con artroscopia de hombro son las siguientes:

– Lesión o rotura de tendones del manguito, como el supraespinoso

– Síndrome subacromial

– Tendinitis Calcificante

– Inestabilidad o luxación de hombro

– Lesiones del labrum, entre ellas las lesiones SLAP

– Lesiones de la porción larga del bíceps

– Luxaciones acromio-claviculares agudas y crónicas

¿Qué ventajas tiene la Artroscopia de Hombro?

Las principales ventajas de la artroscopia de hombro frente a la cirugía abierta no van a estar en la forma de reparar la lesión que intervenimos, sino en la rapidez de la recuperación y la disminución del dolor tras la cirugía. Realizar una cirugía por artroscopia implica “hacer los mismos que hacemos en cirugía abierta” pero por una técnica mínimamente invasiva. Las principales ventajas de utilizar técnicas mínimamente invasivas como la artroscopia son:

  • Una recuperación más rápida
  • Menor estancia hospitalaria
  • Menos defecto estético
  • Menor infección y problemas de cicatrización

La combinación de estas ventajas, hace que muchas de las intervenciones que realizamos hoy en día en cirugía ortopédica y traumatología deportiva permitan al paciente ir a casa el mismo día de la artroscopia o al día siguiente tras pasar una noche en la clínica.

En contrapartida, la dificultad de una intervención por artroscopia para el cirujano es mayor, lo que requiere una mayor curva de aprendizaje de cada técnica, en comparación con la técnica abierta y en ocasiones intervenciones más largas.

La incorporación a las actividades habituales va a ser cuestión de 2-3 semanas en las cirugías menores (acromioplastia, tendinitis calcificante) y algo más lenta en aquellas que hemos tenido que reparar el manguito o las estructuras ligamentosas.

¿Cómo es la Recuperación tras la Artroscopia de Hombro?

La recuperación de la artroscopia no va a depender de la artroscopia en sí misma, sino de la técnica quirúrgica que se haya realizado.

Si realizamos una artroscopia desde el día siguiente podemos hacer todas las actividades que el dolor nos permita, ya que no estamos esperando a que cicatrice un tendón o un ligamento, sino que hemos quitado la causa de dolor.

Sin embargo, si hemos reparado una rotura tendinosa del supraespinoso, tendremos que realizar un programa específico postoperatorio mientas la lesión del tendón cicatriza. Es por ello que a cada paciente os vamos a dar unas pautas a seguir en el periodo postquirúrgico que suelen incluir estas fases:

– Utilización de cabestrillo: Hay pacientes que lo van a necesitar 2 días y otros que 2-3 semanas

– Ejercicios de Movilidad del Hombro: Comenzamos con ejercicios pendulares suaves con el respaldo de una silla en la axila. Progresivamente, vamos aumentando la abducción con la mano en la pared. Pasados unos días comenzamos ejercicios de rotación ayudándonos de un palo agarrado con las dos manos

– Ejercicios de fortalecimiento del manguito y deltoides: Son fundamentales para la recuperación, son siempre beneficiosos, pero deben ser supervisados por un profesional fisioterapeuta o de ciencias del deporte, ajustándose a las indicaciones de tu cirujano.

Scroll al inicio